Cena de una noche de verano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Su textura ya nos reveló que estábamos ante un salmorejo excepcional: tomate, ajo, pan, vinagre de Jerez. aderezado con huevo duro, escamas maldon y jamón picado. Salmorejo cordobés, el mejor que he probado nunca. Lo peor es que he tenido que comprobar que se escribe con una sola erre. La autora de semejante receta, y también anfitriona, es morena. Y sus ojos son verdes. ¿Les he contado alguna vez que me encantan los y las morenazas de ojos claros? Ahora caigo que dos de mis colegas son así, y las dos de Madrid. Bueno, una es de Madrid pero vive acá y otra es de acá pero vive en Madrid. No sé porqué será que últimamente me parece que todo está fuera de su sitio…

Sobre la mesa de verano -verde como los ojos verdes y como algunas auroras boreales de verano- también reposaban: guacamole con bacalao, ensalada griega, patatas mediterráneas al horno de leña (con ajo, patatas, romero, salvia, limón al estilo Jaime Oliver). Y otra de las estrellas de la noche: chuletón ecológico de Ojos Negros (donde antaño hubo minas ahora hay vacas).

Anuncios