Tomates verdes fritos en el Café de Whistle Stop

Tomates verdes fritos

¿Quién no ha visto “Tomates verdes fritos”? Es una película sobre la amistad (y la cocina) en un pequeño pueblo de Alabama en los años dela Gran Depresión.

La receta es sencilla y el resultado, sabroso.

Ingredientes: tomates verdes, ajo, perejil, sal, pan rallado, huevo y aceite de oliva.

Elaboración: se lavan los tomates y se cortan en rodajas de poco más de medio centímetro. Se rebozan en huevo batido y pan rallado. Se puede añadir ajo y perejil muy picados para condimentar. Se fríen en abundante aceite de oliva.

La película (basada en el libro “Tomates verdes fritos en el Café de Whistle Stop”) cuenta dos historias paralelas. Evelyn, mujer de mediana edad obesa y acomplejada, conoce a Ninny, viejecita adorable y misteriosa, que vive en un asilo y le cuenta una historia. Su relato es el de la amistad entre dos mujeres, Idgie y Ruth, en un pequeño pueblo de Alabama. En el Café de Whistle Stop sirven tomates verdes fritos y muchas más historias.

En mis viajes por carreteras secundarias de Virginia (no es Alabama, pero también es  la América profunda), creí ver alguna vez el Café de Whistle Stop, o al menos se le parecía. Y estuve tentada de entrar a preguntar a Idgie por sus tomates verdes fritos, por las abejas o por el secreto de aquella barbacoa…

Libro: “Tomates verdes fritos en el Café de Whistle Stop”, Fannie Flagg, 1987.

Película: “Tomates verdes fritos”, dirigida por Jon Avnet con guión de Fannie Flagg, 1991.

Anuncios