El tequila te puede hacer llorar

Cata de tequila con productos aragoneses

De risa, de poderoso, de picor, de amargor o de placer.

Está bien derribar mitos. E incluso estereotipos. Sean falsos o sirvieran alguna vez a alguien llamado patria.

No me imaginaba tomar sabrosas aceitunas negras del Bajo Aragón con sorbitos de tequila. Quizás no lo hiciera jamás Buñuel, que se inventó el “buñuelonis” a base de ginebra con una gota de martini. (adjunto video de Don Luis macerando uno de sus cocktails favoritos) Las aceitunas eran negras y el tequila blanco. Lo preciso.

Tampoco me veía tomando queso La Val de Teruel (cincho curado y semicurado) con tequila reposado. Y sabe. Quiero decir que sabe el queso y sabe el tequila. No más.

Y ni en sueños asociaba el membrillo natural de la centenaria y también turolense Pastelerías Muñoz al tequila añejo. Cumbre también con el tequila blanco!!!.

Era las 19,30 y para los que saben de teuila ya es tarde para beberlo. Hay más de mil marcas de este licor que se extrae del corazón de un plantael agave azul- mediante la destilación del mosto fermentado. Según el porcentaje de alcohol es tequila o tequila algave 100%. Y según la maduración es blanco, reposado y añejo. Sorprende saber que el ciclo de la planta azul es de 7 años. Da tiempo a otra revolución.

Antes de tequila se llamaba vino mezcal pero durante la revolución mexicana, según cuenta la leyenda, en una fiesta de Porfirio Díaz se le llamó tequila por su lugar de procedencia: la ciudad de Tequila.  Y así se ha quedado. Tequila no más: 300 millones de litros de producción anual (datos 2001 Consejo Regulador Denominación de Origen Tequila). 

Fueron tres horas de cata en el Centro de México en Madrid.  Ver, oler y beber.Ver brillos, tonos, purezas y lágrimas (“…de la Virgen” o también llamadas “piernas de Raquel”) como las de la foto de portada. Oler alcohol, flores, frutos, mieles y aromas nuevos. Beber alcohol “purito”, seco, ácido, picante, despejante y dulce. Y Aragón en la mesa.

Todo muy reposado. Por un sorbito de tequila. Sin sal ni limón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y si pueden sigan leyendo, bebiendo y cantando porque cualquier excusa es buena para recordar a Sabina

“Yo no buscaba amores mercenarios
y ella no era la venus de Buñuel,
pero el tequila de los solitarios
sabe mejor contigo, mademoiselle”.

Anuncios