18 comidas, cine de emociones

 

Hola Laura…¿qué tal? (voz sensual) pues mira!, tengo el vino abierto…, la ensalada en la mesa… y la plancha encendida. Y la carne a punto de ponerla…

¡cómo! ¡cómo que no la ponga!

Es uno de los personajes corales de la película 18 comidas que más me enternece: un hombre cocina, cocina y cocina para una mujer que nunca llega. Un film que veo y vuelvo a ver y vuelvo a repetir, y que me sigue pareciendo delicioso y triste a partes iguales.


Dirigida por el gallego Jorge Coira, y con Luis Tosar como rostro más conocido, 18 comidas es una historia de historias que se desarrollan durante un día alrededor de comidas: seis desayunos, seis comidas y seis cenas.

Las historias de un músico callejero se reencuentra el amor de su vida; de dos borrachos que desayunan cubatas con marisco y no paran hasta la cena; de un hombre que espera a su amor con la mesa puesta, de dos hombres jóvenes que se quieren a espaldas de la familia, de una cocinera que sueña con ser cantante; de una mujer invitada a la cena equivocada, de un hombre enamorado de una mujer que quiere a otro, y hasta de una pareja de ancianos que desayuna, come y cena en silencio.

Por si alguno no se ha dado cuenta todavía, comer no es solo comer.

Anuncios